sábado, 22 de julio de 2017

JESÚS, CUANDO LE ABRES TU CORAZÓN, LO LLENA DE GOZO






Uno no se puede entregar sin tener el corazón lleno de gozo, alegría y paz. Cuando eso sucede, y no puede suceder sino con Jesús, la vida se libera y se entrega por amor a proclamar que Dios nos salva y nos libera del pecado dándonos la vida eterna.

http://bit.ly/2ujguty

Esa felicidad que buscamos en el mundo, no está en el mundo. Está en Dios, y Jesús, el Hijo de Dios, nos la ofrece, por amor, regalada. Sólo hay una condición, responder también nosotros con amor, porque es el amor la única arma que nos puede hacer feliz. Y eso explica y justifica los hermosos testimonios de muchas familias que se entregan a la evangelización heroicamente. Están sostenidos y alimentados en el Señor, y lo demás no pesa nada. Están liberados en y por el Señor, y eso no les supone ninguna atadura. No hay otra explicación.


¡Alabado y Glorificado sea el Señor.

sábado, 15 de julio de 2017

LA VIDA, UN CAMINO A RECORRER





La vida te sorprende en muchos momentos. Sus caminos no son siempre los que tú has pensado. Y eso es lo que la hace imprevisible y difícil; arriesgada e incierta; amenazante y peligrosa. Sin embargo, tu vida tiene una meta triunfante y feliz, porque está destinada a alcanzar la plenitud gozosa y eterna.

Sí, es verdad que llegar a ahí presenta curvas peligrosas y tentadoras. Curvas que te atraen y te seducen, y que te invitan a recorrerla sin mirar sus consecuencias. Es la inmediatez del placer y el éxito que tanto te gusta y te satisface instantáneamente. Pero, has de saber que, pronto, todo se queda vacío y hueco. Sólo lo que haces con verdadero amor perdura y te colma de felicidad.

lunes, 10 de julio de 2017

EN CAMINO CON Y EN ÉL




Poco hay que decir, porque todo está dicho. No hay otro camino para seguir a Jesús. Se trata de conocerle para amarle. Y eso nos exige seguirle, que no es ir detrás ni estar junto a Él. Ni tampoco ofrecerle muchos actos de piedad.

Seguirle es descubrir cada día su Palabra, acogerla y vivirla llevándola a tu vida. Y reconociendo que sin Él no podrás vivirla en tu vida, ni tampoco junto a otros. Seguirle es descubrir que en Él está la Verdad Absoluta, y nada más hace falta, porque nada más se encontrará. Sólo Él basta.
ÚLTIMAS REFLEXIONES